El flaco

Familia del opositor nicaragüense «el flaco» piden al gobierno hondureño esclarecimiento de su muerte.

Después de seis meses del asesinato del opositor Gerardo de Jesús Gutiérrez, conocido en las filas de la resistencia como “el flaco”, quien fue ultimado de 12 impactos de bala, en el pecho, cabeza y mano izquierda en diciembre del 2020, la familia hace el llamado al gobierno de honduras a investigar su muerte para dar con el autor del crimen, y que se haga justicia para que su muerte no quede en la impunidad.

Gutiérrez era un hombre flaco, de bigote grande, de 56 años de edad, que batallo en la guerra contra el sandinismo en la década de los 80, después del 2012 se alzó en armas contra el régimen de Daniel Ortega y lidero un grupo de rearmados en las montañas del norte, el ejército siempre estaba tras sus huellas, con quien tuvieron varios enfrentamientos.

“Hoy en día ha sido un día muy doloroso para nosotros la familia, recordar la muerte de Gerardo de Jesús. Gutiérrez, un hombre muy valiente, un hombre muy valioso, verdadero luchador que dio su vida la patria y nosotros”. Dijo Anabel Gutiérrez hermana del flaco.

Debido a la persecución política parte del ejército y la policía sandinista en su contra, Gerardo se había exiliado en honduras, pero fue asesinado en el municipio de trojes, del departamento el Paraíso del mismo país en que se había exiliado.

Su hermana muy consternada aún conserva esas mismas palabras al hablar de él, desde el día que lo asesinaron. “Gerardo no está muerto, sigues estando vivo en el corazón de la familia, lo hacemos vivo, no lo hacemos muerto gracias a Dios que pensamos verdad de que él fue un hombre que luchó y no se dio vencido, sino que de la manera que él murió ha sido muy dolorosa, que de frente era e era un hombre que iba a actuar, no se iba a dejar así así, pero a la traición murió como nada”

El flaco era originario de Santa María de Pantasma, Jinotega, perteneció a la contra durante nueve años, opositor que se alzó en armas desde el año 2012 y posteriormente lideraba un grupo de rearmados contra el régimen de Daniel ortega en las montañas del norte, y en 2013 su nombre comenzó a ser mencionado la Policía y el Ejército, ambas entidades lo calificaban como delincuente y atribuyéndole antecedentes secuestro, abigeato y robo con intimidación, entre otros delitos.

Nosotros pedimos justicia, en primer lugar, que venga de parte de Dios y de parte de la de las autoridades, que una persona como él no se puede quedar la muerte impune. Nosotros necesitamos que el gobierno de Honduras, donde él era refugiado, Donde él estuvo. Necesitamos pues que investigue la muerte de Gerardo, de Jesús, Gutiérrez, Gutiérrez y haga justicia a los asesinos que mataron a este hombre sin razón y sin motivo, que él nunca anduvo haciéndole daño a nadie. Añadió la hermana del flaco.

El ejército y la policía sandinista siempre llegaban a la casa de los ancianos Cristino Gutiérrez Palacios y Josefa Gutiérrez Benavidez padres de Gerardo Gutiérrez, a quienes amenazaban con “que pronto les llevarían las cabezas de sus hijos”

Hacen el llamado a la oposición, si derrotaran al dictador Daniel Ortega en las próximas elecciones de noviembre 2021, que hagan justicia cada uno de los responsables de las víctimas de abril. 

Deja una respuesta